Terminan en 35 segundos un siglo de controversia

Ayer la historia terminó, en menos de un minuto se acabó con lo más representativo de lo que para muchos fue la causa de cientos de muertes por intoxicación

Paola Gamboa | NorteDigital


S√≥lo 35 segundos bastaron para que las dos chimeneas de la compa√Ī√≠a American Smelting and Refining Company mejor conocida como Asarco se convirtieran en polvo, tras 100 a√Īos de mantenerse en pie pese a los problemas ambientales que causaron en la frontera.

A partir de las 4:30 horas comenzaron a llegar los habitantes del sector, unos con lonche, cobijas y a√ļn en pijamas; otros con c√°mara en mano ya que buscaban obtener el mejor √°ngulo del desplome.

‚ÄúTengo como media hora que llegu√©, me traje mi camioneta para que me sirviera de asiento y verlo desde lejos a gusto, tambi√©n cargu√© con un lonche y un caf√© cargado porque me estoy desvelando con tal de ver las chimeneas por √ļltima vez‚ÄĚ, expres√≥ Jos√© L√≥pez, quien vive en la colonia Centro.

Desde las 3:00 horas personal de distintas dependencias trabaj√≥ para resguardar la zona y proteger a las m√°s de 2 mil familias que habitan en la colonia Sara Lugo, Ladrilleras y Felipe √Āngeles.

En la calle Uni√≥n de la colonia Ladrillera personal de la Secretar√≠a de Seguridad P√ļblica y Federal resguard√≥ el √°rea para evitar percances.

En el fondo, hacia el cerro, con sólo la luz de la luna y el reflejo de las luces de los carros, se encontraban unas 50 personas que observaban las torres, con un vaso de café en mano para aminorar el frío que se sentía a las 4:40 de la madrugada.

Del lado americano, se instalaron los motores que se encargarían de lanzar agua y evitar que más polvo se levantara.

Y mientras ni√Īos en pijamas acompa√Īados de sus padres observaban las chimeneas y preguntaban ‚Äú¬Ņpor qu√© van a tirarlas? ¬Ņqu√© significa Asarco? ¬Ņqu√© hac√≠an ah√≠? El polvo nos va a hacer toser y estornudar como en las pel√≠culas, qu√© bueno que me levant√© temprano‚Äô‚Äô, como el peque√Īo Juli√°n, de ocho a√Īos, a unos cuantos metros otros 10 ni√Īos, se cubren el rostro con m√°scaras para evitar respirar el polvo los pudiera alcanzar.

A las 5:30, reporteros y fotógrafos ya tenían asegurada su posición y eran más de 100 personas las que se encontraban arriba del cerro y otras pocas más en los techos o afuera de las casas, ya que sólo bastaba una buena silla para disfrutar del evento en primera fila.

Otra parte de los espectadores eran jóvenes que regresaban de la fiesta porque en vez de ir a sus casas desviaron su camino para asistir al desplome de las torres.

‚ÄúVenimos de un antro aqu√≠ en el Pronaf sab√≠amos del derrumbe as√≠ es que en vez de irnos a dormir decidimos venir porque es algo que no se va a repetir en muchos a√Īos m√°s‚ÄĚ, mencion√≥ Luis, quien sin dormir pero con celular en mano se encontraba en la orilla del cerro esperando que llegaran las 6:30 para ver el espect√°culo.

A las 5:47 llegaron m√°s personas, entre ellas Luis Carlos, quien acompa√Īado por el fr√≠o, su hijo y unos miralejos lleg√≥ hasta el punto donde se concentraba la gente para mostrarle a Dilan un poco de historia de la ciudad.

En El Paso la situación se veía normal. Pocos carros transitaban por la Interestatal 10 y las luces de las chimeneas lucía como cualquier día. A lo lejos se veía patrullas de la Policía de aquella ciudad monitoreando el área.

A las 6:00 a.m., comenz√≥ a llegar m√°s gente, ya eran m√°s de 100, entre ellos ni√Īos que mostraban asombro y desesperaci√≥n por ver las torres caer.

‚Äú¬ŅMam√° a qu√© hora las van a tirar, se va a escuchar muy fuerte, qu√© vamos a hacer cuando las derrumben?‚Äô‚Äô, exclamaban los ni√Īos que se encontraban en el lugar.

Antes de la explosión, los asistentes aprovechaban para tomarse la foto del recuerdo, mientras tanto, en El Paso se cerró completamente la I-10 para prender a las 6:05 los motores que empaparían los terrenos de Asarco.

El asombro de los juarenses, en especial de los infantes, se hizo evidente al ver aquellos chorros de agua, y gritaban: ‚Äú¬°Qu√© padre, ll√©vame hasta ah√≠ para jugar con el agua!‚ÄĚ o ‚ÄúYa las van a quemar, por eso prenden el agua para que no se levante tanto fuego‚ÄĚ.

Las calles aleda√Īas a los cerros comenzaron a verse vac√≠as, la gente se acerc√≥ a los lugares donde se ve√≠a mejor Asarco, mientras m√°s gente segu√≠a llegando al fondo de la calle Uni√≥n.

Diez minutos despu√©s los curiosos empezaron a sentarse entre las piedras, unos con un caf√© en mano, otros con el celular o c√°mara. El clima a√ļn estaba fresco, pero eso no fue obst√°culo para que ni√Īos y adultos se quedaran a esperar el momento.

Como en todo, no falta quienes quieren desobedecer a la ley. A lo lejos, un grupo de jóvenes se acercó al centro de comando de las autoridades mexicanas para ingresar al área delimitada, pero en el intento, federales y municipales los regresaron.

Desde lo alto los espectadores se burlaron y les gritaron: ‚ÄúEsperen a que salga el polvo, cuando pase se pierden entre √©l y cruzan pero en vez de mojados ser√°n polveados‚ÄĚ.

Entre risas y murmullos tanto la gente como autoridades esperaban a que llegara la hora, ya que el reloj marcaba las 6:20 y el día comenzaba a clarear.

Los chorros de agua que empapaban el suelo de Asarco se veían más fuertes, ya eran más de 200 personas las que esperaban.

A las 6:30 la gente se puso de pie, encendió sus cámaras, otros se cubrieron la boca… subió la expectación.

‚ÄúYa mero las tiran‚ÄĚ, ‚Äúhay que estar pendientes para que valga la pena la levantada‚ÄĚ, pasaron los minutos y las torres no cayeron, la gente se preocup√≥ y pens√≥ que ya no iba a ocurrir nada.

‚ÄúA lo mejor lo cancelaron o se les perdi√≥ la p√≥lvora‚ÄĚ, la gente sigui√≥ especulando mientras un helic√≥ptero sobrevolaba El Paso y a los pocos minutos unos paracaidistas aparecieron en cielo juarense.

Entre risas, preguntas y enlaces en vivo de los medios de comunicación, se dieron las 6:52 a.m. cuando de un trueno estremeció a los asistentes, se trataba de la dinamita que se disparó en medio de las chimeneas para avisar que el derrumbe estaba por comenzar.

En punto de las 6:55 a.m. se escuch√≥ otro estallido, era la primera chimenea, la m√°s chica, con una altura de 186.53 metros. Poco a poco se volvi√≥ vulnerable y en cinco segundos se convirti√≥ en polvo y caus√≥ que los perros y principalmente los ni√Īos se sorprendieran con el estruendo y la nube de polvo que provoc√≥ al tocar el piso.

Unos cinco segundos despu√©s la segunda torre, que en su extremo llevaba el emblema de Asarco, vio su estructura de concreto desmoronarse y lanz√≥ una √ļltima fumarola por en medio de su apertura que gener√≥ una gran capa de humo negro con un fuerte olor a polvo y a quemado que poco a poco se expandi√≥ cubriendo lo ancho del r√≠o Bravo y despu√©s el centro de comando del lado mexicano.

A las 6:58 a.m. la gente se retir√≥ del lugar y la nube sigui√≥ creciendo. Ahora un polvo de color blanco se esparc√≠a por las calles de las colonias aleda√Īas al r√≠o as√≠ como hacia UTEP y el centro de El Paso.

Fueron muchas las reacciones de las personas, unas se sorprendieron y otras se decepcionaron ya que se les hizo poco y r√°pido el espect√°culo.

Mientras la gente se iba, los vecinos regresaron a sus casas y los medios recogieron sus equipos, la nube de polvo se convirtió en un tipo de neblina que obligó a muchos a detenerse para capturar el acontecimiento.

Tras el desplome se observó un panorama distinto, vacío, sólo queda el recuerdo de que para muchos habitantes estas torres causaron cientos de muertes.

Eran ya las 7:30 de la ma√Īana, parec√≠a un s√°bado normal para los habitantes de Ju√°rez, unos aguardaban la ruta para llegar a su trabajo, otros abr√≠an sus negocios normalmente ya que lo √ļnico que la hac√≠a distinta era la nube de polvo que cubr√≠a parte del bulevar Norzagaray, Ladrillera, Sara Lugo, Felipe √Āngeles, el Parque de las Tortugas, Preparatoria Alta Vista y hasta el puente de la avenida Ju√°rez.

El alcance que la nube de polvo tuvo sorprendió hasta a las mismas autoridades que a los pocos minutos emitieron declaraciones donde aseguraron que el operativo se llevó tal y como se planeó por lo que la actividad fue todo un éxito.

Al mediodía el paisaje en aquella colonia era distinto, sin una sola persona afuera y con la memoria de que en aquella orilla se encontraban dos chimeneas.

‚ÄúSe ve muy cambiado todo, es diferente la situaci√≥n, antes sal√≠amos y las ve√≠amos ahora s√≥lo se ve vac√≠o el lugar, ojal√° y se construya algo bonito‚ÄĚ, mencion√≥ Hermelinda Mata quien vive sobre la calle Canutillo.

Mata, al igual que otros vecinos del sector, comentaron que sólo fue polvo que se metió a sus casas, unos dicen que era de color negro y otros arena fina.

Será en el transcurso de la semana cuando las autoridades den a conocer el tipo de polvos que se capturaron en las unidades de monitoreo que la Dirección de Ecología colocó en tres distintos puntos.

Source: http://www.nortedigital.mx/39504/terminan_en_35_segundos_un_siglo_de_controversia/